¿Quieres ser Interim Manager? ¿Cuales son las claves del Interim Management?

¿Cuál es el perfil del Interim manager?

El número de personas que cada año se transforman en ser Interim Managers crece a dos dígitos año tras año. Como profesión nueva, son muchos los que se acercan a ella atraídos por una nueva forma de trabajar. Antes de comenzar la aventura, aconsejo estar muy seguro de los requisitos necesarios, sino el fracaso estará garantizado. Cuando un directivo quiere convertirse en empresario, le hago la misma reflexión, hay que estar muy seguro del paso que se va a dar.

El mayor error que los directivos suelen cometer a la hora de comenzar la profesión de Interim Management, es no entender que se trata de una nueva forma de vida. El Interim convencido, es un profesional que ya no quiere trabajar a tiempo completo para una sola empresa y prefiere trabajar por proyecto para varias.

El hecho de no tener un empleo fijo, ni un salario fijo, implica que la forma de trabajar, vivir y gastar el dinero que se gana, cambia, en comparación con aquellos que trabajan de forma fija. En resumen, se gana mucho más dinero pero no de forma constante.

Contéstate a esta pregunta; ¿Si el cliente para el cual trabajas en formato Interim te ofreciera quedarte fijo aceptarías? Si la respuesta es sí, no te hagas Interim, el fracaso de tu carrera como interim tarde o temprano será garantizado.

Y aunque suene duro la reflexión, solo los Interim managers que son realmente buenos directivos y por lo tanto capaces de producir grandes cambios e impactar en la cuenta de resultados son los que sobreviven en esta profesión.

 

¿Cuáles son los requisitos que debería de tener un Interim Manager?

Comencemos por definir qué es el Interim Management

El Interim Management es un servicio prestado por una persona con alta cualificación que se incorpora a la estructura directiva de una empresa durante un tiempo determinado para realizar una misión o un proyecto concreto, o gestionar un periodo de transición, crisis o cambio en una organización, cuyo salario no es retribuido por horas trabajadas, sino por resultados concretos previamente definidos.

 

La mayoría de los skills son comunes a los altos directivos, pero algunos son específicos de los Interim.

Hard skills

  1. Formación completa; titulación superior, deseable un postgrado en una escuela de negocio de prestigio internacional y alto nivel de inglés.
  2. Más de 10 años de experiencia en puestos directivos y miembro del comité de dirección; Dirección general, dirección financiera, dirección de operaciones, dirección de ventas, etc, con resultados contrastados.
  3. Experiencia real gestionando situación de crisis y de cambios en las organizaciones.
  4. Conocimiento profundo de su área o de su sector.

Soft skills

  1. Liderazgo. Un Interim es un profesional que necesita inspirar a toda una organización a realizar cambios necesarios y tiene que ser capaz de involucrar y comprometer a todos los empleados clave en el proyecto.
  2. Orientación a resultados. El motivo principal por el cual se contrata un Interim manager, es impactar en la cuenta de resultados de la compañía. Este es uno de los puntos donde más Interim fracasan, ya que no entienden que son contratados solo para conseguir resultados concretos. Esto no va de “hacer mejoras”, va de cash flow
  3. Capacidad de gestionar equipos complejos. El Interim se diferencia del consultor, que no tiene un equipo de consultores a su cargo ya que trabaja solo, por lo tanto tiene que trabajar con las personas que existen en la organización, creando y comprometiendo un equipo a su cargo.
  4. Empatía. Derivado del poco tiempo que un Interim tiene para producir cambios en la organización, es crítico que entienda rápido el entorno y que sepa comprender a las personas de la organización.
  5. Sentido común y practicidad. Parece obvio, pero en la mayoría de las ocasiones, las soluciones a las problemas suelen ser de sentido común. Por otro lado, cuando se trata de innovar o cambiar las cosas muchas ideas carecen de falta de practicidad y por lo tanto son un fracaso garantizado.
  6. Vitalidad. La edad mínima suele ser los 50 años y la mayoría están entre los 55 y los 65. Todos los Interim exitosos que conozco son personas con una vitalidad y energía extraordinarios.
  7. Adaptabilidad a la cultura de la empresa. Sin duda muchas veces es el factor determinante del éxito de una misión es que el Interim sea capaz de adaptarse a la cultura de la empresa.

 

En resumen si te consideras un directivo que realmente sabe impactar en la cuenta de resultados de las empresas a través de cambios en su estrategia, sus procesos, sus personas y su comunicación, y te apetece cambiar la forma en la cual te relaciones con las empresas a través de un contrato flexible, hazte Interim manager, porque ganarás mas dinero y sobre todo te sentirás enormemente más realizado

 

 “The end of employment the beginning of work”

José Luis Portela